Plan de eficiencia energética: qué es y cómo hacer uno [+Plantilla]

Introducción

Hoy en día todas las empresas y negocios, por pequeños que sean, necesitan desarrollar un buen plan de eficiencia energética para reducir costes y mejorar su competitividad. Pero, ¿qué es un plan de eficiencia energética?

[ctt template=»3″ link=»_y8cb» via=»yes» ]El plan de eficiencia energética es un documento en formato texto o esquemático donde se recogen todos los datos de consumo energético de la empresa, los objetivos a conseguir, las estrategias a implementar y la planificación a seguir.[/ctt]

Cómo elaborar un buen plan de eficiencia energética para tu empresa

A continuación te voy a contar cuáles son los 4 puntos o fases de un plan de eficiencia energética básico. Si lo prefieres aprender de un modo más práctico, descárgate la Plantilla para crear tu plan de eficiencia energética totalmente gratuita y personalizable.

Tu plan de eficiencia se debe dividir en las siguientes secciones:

  1. Análisis
  2. Objetivos
  3. Acciones
  4. Revisión

A continuación, te explicaré qué debe contener cada una de ellas.


1. Análisis

Este es uno de los puntos más importantes que debe aparecer en tu plan de eficiencia energética porque te dará una visión objetiva de la situación de tu instalación. Esto te será muy útil para conocer donde debes mejorar y donde mantenerte.

Para completar este apartado del plan de eficiencia energética, te recomiendo que hagas un estudio de, al menos, los siguientes factores de tu empresa:

  • Análisis de los suministros energéticos

    Para esto es necesario que identifiques los diferentes fuentes de energía que utiliza tu instalación, como la energía eléctrica, combustible, gas u otras fuentes de energía (vapor, agua caliente o refrigerada, etc) y su correspondiente línea base o perfil de consumo. Representara el porcentaje que significada cada uno sobre el total. Esto es el balance energético por fuentes de energía.

  • Análisis de los costes energéticos

    Igual que el punto anterior, deberá cuantificar el coste que supone cada fuente de energía, dando como resultado un porcentaje sobre el coste total. Debes recopilar información de cómo estas gestionando la contratación de cada suministro. Esto es el balance energético por precio de fuentes.

  • Análisis de los usos

    En este punto debes recoger la distribución energética por cada una de las fuentes según su uso. Por ejemplo, un desglose por sistemas como climatización, iluminación, sistemas informáticos, etc. Es aconsejable que los desgloses no sean muy grandes, máximo 5 o 6,  ya de esta manera podrás realizar una análisis más fácil y entendedor. Es preferible que tengas diferentes desgloses por usos antes que recogerlos en uno solo (sistemas, iluminación por planta, climatización por planta, zonas de la empresa, etc).

  • Análisis del proceso de producción

    Coge los principales procesos de producción, de mayor a menor y analiza cómo es su uso energético e identifica los principales equipos consumidores de energía. Deberías recoger por ejemplo los tipo de instalación, tipos de equipos, tipo de consumo, demanda mensual, consumos por horas, etc. Esto te servirá para caracterizar el consumo energético de los procesos, identificar los usos energía y en un futuro poder establecer los EnPIs apropiados para hacer el seguimiento del plan de eficiencia energética.

Para ayudarte en este proceso de análisis, es aconsejable realizar una matriz DAFO porque te proporcionará de forma resumida los datos más importantes obtenidos de los análisis, y  sobre los aspectos detectados para mejorara o sobre lo que estás haciendo bien pero se ha de continuar revisando que siga haciendo se bien.

Recuerda que una matriz DAFO es un cuadro en el que se muestran las debilidades y fortalezas, como elementos internos de la  empresa, y las amenazas y oportunidades como elementos externos de la misma.


2. Objetivos

El siguiente apartado que debes incluir en tu plan de eficiencia energética son tus objetivos, es decir, las metas que quieres conseguir tanto a corto como a largo plazo.

Es muy importante que estos objetivos sigan el acrónimo SMART, que en inglés significa específicos, medibles, alcanzables, relevantes y a tiempo. Un ejemplo podría ser reducir los costes de combustible de los vehículos comerciales de la empresa en un 15% en 12 meses.

Apunta todos y cada uno de tus objetivos en el plan de eficiencia energética y añade a cada uno de ellos una fecha límite o plazo para empezar a organizar tus acciones.

Como consejo te recomiendo que estos objetivos se establezcan con el mayor consenso de las personas participantes en el plan de eficiencia energética, desde la dirección, pasando por los responsables de cada área involucrada, mantenimiento, producción, etc. Si se piensa que solo es responsabilidad del equipo de mantenimiento o de calidad el fracaso del plan será mayor. Hay que conseguir el mayor compromiso del personal de la empresa como motor para la implantación de las acciones y a consecución de los objetivos. Nombra a un representante para dirigir y ejecutar el plan de eficiencia energética, y que limite y acote los objetivos.

El hecho de limitar los objetivos os ayudará en la consecución de los mismos.


3. Acciones

El siguiente punto que deberías añadir en tu plan de eficiencia energética son las acciones.

Este apartado puede variar mucho dependiendo del tipo de empresa o instalación que tengas que implementar el plan y de cuáles sean los objetivos.

Para poder definir las acciones de mejora que pondrás en marcha debes tener en cuenta los objetivos que te has marcado (punto 2 del plan de eficiencia energética) y preguntarte de qué forma puedes conseguirlos.

Teniendo en cuenta el ejemplo anterior de la reducción combustible, algunas estrategias de eficiencia podrían ser: analizar los desplazamientos de cada usuario de los vehículos comerciales y que los que se desplazan a mayor distancia utilicen los vehículos con menor consumo, otra acción podría ser sustituir los vehículos por otros con menor consumo, o cursos de conducción eficiente, o promover o incentivar el transporte colectivo entre trabajadores, etc.

Lo ideal en esta fase de acciones es empezar con las acciones más específicas y donde se haya identificado una mayor mejora en la eficiencia energética. Esto es como ir al  gimnasio y intentar levantar más peso del que puedes. Seguramente no podrás levantarlo y te desmotivaras, o incluso te puedes lesionar. Has de empezar poco a poco con algo que sí puedas asumir y poco a poco conseguirás mayores objetivos.


4. Revisión

Y por último el cuarto punto para crear tu plan de eficiencia energética es hacer una revisión del plan que has desarrollado y de cuáles van siendo sus resultados a medida que lo vas ejecutando.

Este punto es imprescindible ya que gracias a esto, podrás hacer un balance de la situación y comprobar si has definido unos objetivos realistas y replantearte tus acciones en caso de ser necesario.

Este punto de tu plan de eficiencia energética, deberás revisarlo regularmente para no desviarte de tus objetivos y no cometer errores que más tarde no puedan revertirse.

Estos son las 4 puntos que considero que debe tener cualquier plan de eficiencia energética, pero se puede completar mucho más y añadir otros puntos, esto no ha de ser un plan cerrado con estos 4 puntos. Cuánta más información tengas, más control tendrás sobre tus acciones de mejor serán tus objetivos.

Descargate la Plantilla para plan de eficiencia energética 

Agradezco vuestros comentarios y suscripciones en post y en el canal de Youtube.

1 comentario en “Plan de eficiencia energética: qué es y cómo hacer uno [+Plantilla]”

  1. Silvia Vazquez Islas

    Muchas gracias por compartir su experiencia en el tema, muy buen trabajo, bien documentado y bien explicado. Me ha sido de enorme ayuda, lo compartiré´en mis clases. Gracias de nuevo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.